Arquitectura bioclimática, la clave para un bajo impacto ambiental

Un edificio puede presentar puentes térmicos en su fachada
Puentes térmicos: ¿Qué son y cómo romperlos?
1 febrero, 2023
La mejor estación para aislar tu vivienda es la primavera
Primavera, la estación perfecta para aislar tu vivienda
10 marzo, 2023
Un ejemplo de arquitectura bioclimática

En los últimos años, la arquitectura bioclimática ha ganado mucho terreno como una forma de construcción sostenible.

En un contexto en el que uno de los objetivos principales del ser humano es contribuir al cuidado del medio ambiente, este tipo de arquitectura brinda las soluciones necesarias para aprovechar los recursos naturales y ser lo menos contaminante posible.

La relación entre la arquitectura bioclimática y el aislamiento térmico

Este modelo de construcción se centra en mejorar el confort interior de las viviendas para mantener una temperatura estable sin tener que recurrir a soluciones contaminantes como la calefacción o el aire acondicionado.

Para ello, se crea un entorno en el que el aislamiento térmico es uno de los protagonistas de la obra: mediante el insuflado de materiales como las lanas minerales, se consigue mantener siempre una temperatura estable en el interior.

Además, este tipo de materiales son sostenibles y reciclables y están compuestos casi en su totalidad por materias primas que no liberan sustancias contaminantes ni durante su instalación ni resultan tóxicas para los habitantes de la vivienda.

Por todo esto, la arquitectura bioclimática resulta una solución eficaz para reducir el impacto ambiental y promover una mejor habitabilidad de las viviendas, siendo conscientes del medio ambiente y protegiéndolo.

Beneficios de la arquitectura bioclimática

  • Reduce el coste de las facturas gracias al ahorro de energía que se produce.
  • Aprovecha las energías renovables, promoviendo la sostenibilidad activa.
  • La optimización del consumo energético supone un mínimo impacto en el entorno donde se realice la construcción.
  • El uso de materiales inteligentes, como ventanas que se oscurecen o tejas calefactoras, contribuyen a abandonar los sistemas caloríficos contaminantes.
  • Evitan las fugas de calor, ya que son edificios estancos al aire.
  • Tienen una alta rentabilidad, consiguiendo recuperar la inversión en el proyecto en un máximo de 10 años.
  • Sus sistemas de filtrado de aire reducen la presencia de CO2 y con ello aumentan la calidad de vida de los inquilinos.
  • La capa de aislamiento elimina los posibles puentes térmicos, causantes de la pérdida de calor en la mayoría de edificios.

¿Quieres lanzarte a la construcción de una vivienda bioclimática? ¡En Effihaus podemos ayudarte! Nos encargamos de instalar aislamiento térmico y acústico mediante insuflado sin obras, de forma rápida y sencilla. ¡Contacta con nosotros para saber más!

Comments are closed.